sábado, 25 de marzo de 2017

Ojo de cebra


La cebra es un animal de una coloración realmente peculiar: la distribución de sus franjas blancas y negras es única para cada ejemplar, a modo de huella dactilar.

Curiosamente al mismo tiempo les ofrece una doble protección para defenderse de sus depredadores: por un lado les sirve de camuflaje entre los matorrales y sus sombras con el duro sol africano, y por otro lado cuando están en grupo y empiezan a huir el depredador no es capaz de distinguir un único ejemplar, debido a que no se ve exactamente donde termina una cebra y empieza otra. Por lo tanto dificulta la selección de un objetivo concreto.